TEMAS DE INTERES

La impotancia de un buen rencauche

Con el fin de aumentar la vida útil de la llanta y contribuir al medio ambiente gracias al ahorro de residuos líquidos y sólidos que se dan como resultado de su fabricación, existen las prácticas del reencauche y regrabado realizadas a nivel mundial, principalmente en los sectores de carga y de transporte de pasajeros.

Goodyear explica que el regrabado de las llantas, también conocido como resurcado, consiste en montar la llanta desgastada en una máquina eléctrica específica para este fin donde una cuchilla expuesta a una alta temperatura generada con electricidad corta los surcos originales para darles una mayor profundidad.

Esta práctica se recomienda únicamente cuando la llanta tenga entre 3 y 5.5. mm de profundidad de surco, permitiendo extender hasta en un 20% la vida útil de la llanta y contribuyendo también a un ahorro en consumo de combustible. Es importante notar que esto solo se puede realizar en llantas diseñadas para este fin, las cuales se reconocen por decir "Regrooving" en su costado.

La otra práctica, el reencauche, consiste en instalar una nueva banda de rodamiento (que debe estar en perfecto estado) sobre la original. Los beneficios del reencauche están en la mejora de los costos operacionales de las flotas (hasta en un 70%) gracias a que esta práctica es hasta 30% más económica que una llanta nueva y que puede recorrer casi el mismo kilometraje.

Tanto el regrabado como el reencauche es recomendado en llantas grandes (camiones, buses, volquetas, etc.) y siempre deben hacerse en sitios reconocidos y debidamente capacitados para garantizar un trabajo de calidad que no ponga en riesgo la seguridad.